Pesca Congelada

Pesca Congelada

La importante flota pesquera viguesa tenía en el Grand Sole, lo que hoy se conoce como el Irish Box, su caladero habitual. Otra importante pesquería era la del bacalao en aguas de Terranova.

Pero en los primeros años de la década de los sesenta se iban a dar en el puerto de Vigo las circunstancias que inmediatamente derivarían en la gran revolución mundial de la pesca. En el mes de Noviembre de 1961 regresó de su primera campaña en aguas sudamericanas, con las bodegas repletas, el Lemos, primer buque congelador de la flota española. Dos meses más tarde lo haría el Andrade, que había estado pescando en aguas de Sudáfrica.

El experimento – la pesca en caladeros muy distantes y la congelación del pescado a bordo – había resultado altamente satisfactorio. Nacía una nueva industria pesquera y con ella nuevas compañías. Se necesitaban arrastreros congeladores y los diez astilleros de la Ría, que empleaban a más de 3.000 personas, comenzaron a fabricarlos empleando las nuevas tecnologías.

Al tiempo que crecía de forma impresionante la capacidad frigorífica de las instalaciones portuarias, que en la actualidad supera ampliamente los 500.000 metros cúbicos.

Vigo ya estaba camino de convertirse en lo que es hoy, el primer puerto del mundo en pesca para consumo humano.

Pin It on Pinterest

Share This